Tag Archive: orain


Bizitzea zoragarria da!!

Ikas dezagun orainean bizitzen. “Oraina” bakarrik hartu daiteke aintzakotzat: une bakoitzak eskeintzen didana gozatu eta egunak ematen diguna dastatu.

Ez dago errepikatzen den egunik, mantso mantso gozatzen ba dut. Bizitzak presaka aritzea bultzatzen gaitu ta mantso bizitzeko alaitasuna kentzen digu. Saia gaitezen bizitzaz gozatzen: une bakoitzak dauka bere xarma berezia.

Lagunak edukitzea oso aringarria da, haiek bizitza osatzen digute eta. Oso zaila da baina aurkitzea, aurrena norbera laguna izan behar baita eta ez da eraza, nirekoikeria (egoismoa) tartean dagoenean….

¡Vivir es algo Maravilloso!

Aprendamos a vivir el presente. Sólo el “hoy” cuenta: disfrutar de lo que cada instante me ofrece y saborear lo que el día presenta.

No hay un solo día que sea rutinario, si lo disfruto despacio. La vida nos arrastra de prisa y perdemos la dicha de vivir despacio. Tratemos de disfrutar la vida: cada instante ofrece sorpresas sin fin.

Es un gran consuelo el tener amigos: que nos completan la vida. Es difícil hallarlos, porque antes hay que ser amigo y no es cosa fácil, cuando entra el egoísmo; buscar con quién compartir la existencia, disfrutar de lo bello que ambas vidas salpica, sufrir juntos, compartir la alegría y así ésta aumenta; el compartir la tristeza siempre la hace pequeña.

Aceptar a los que nos rodean tales como son, no quererlos cambiar, que esto es muy difícil; ¿Qué si te decepcionan? ¿cuántas decepciones causarías tú por ahí?. Aceptar a las personas con los dones que tienen, no quererlos perfectos, como no pueden ser …; aceptar lo que cada uno puede ofrecerte y entre todos llenar una existencia feliz.

No compararnos con nadie; todos somos diferentes, cada uno tiene una misión especial, cada uno tiene “algo” bello que hacer para adornar este mundo. No compararnos con nadie y ser mejores cada día.

Cuando alguien te ofenda, nunca guardes rencor, pues con él tú solo te lastimas. Busca el diálogo. Es bueno que nada se pudra por dentro: habla, dialoga y perdona, y una vez ya perdonado nunca dejes de ”olvidar”. Cuando lo malo se recuerda, nunca se es feliz. Olvidar es una gran venda, pero una venda de amor.

Nunca vivas en futuro, no sufras por anticipado; muchas cosas que tú sufriste ya nunca llegan. Sé feliz intensamente, que mañana será mañana y quizá no llegará.

No hables de enfermedades con todos los que te encuentres; cuando esto te domina, caes enfermo a no dudar. La vida es salud si quieres, si buscas la felicidad.

Nunca vivir del pasado, pasando y repasando lo que vivimos y añorando lo que ya pasó; esa fue una etapa y no hay que restarle vida al momento presente. Nunca decir “si hubiera hecho esto o lo otro”; son palabras patéticas que sólo lastiman el alma y nos hacen sufrir más. Si estamos conscientes de dar todo nuestro amor en el presente, nunca tendremos que torturarnos con el pasado.

Es muy importante llevar el día de cosas que nos hagan sentirnos útiles; aprender a disfrutar del trabajo por servir. Bien lo dijo Tagore: “Soñaba y veía que la vida era gozar, desperté y comprendí que la vida era servir; serví y descubrí que servir era gozar”. Muy importante es divertirse sanamente y disfrutar así de la amistad.

Hay que aprender a descubrir la belleza escondida de las personas, de las circunstancias y de las cosas. Hablar siempre bien de las personas y si no se puede alabar, callar. Pensar en positivo, proyectar en positivo, vivir a lo positivo.

Muy importante es creer en Dios, saber que se cuenta con EL y que EL cuenta contigo; el alma necesita de esa fuerza superior que nos impulsa para hacer el bien; buscar la verdad y vivir para el AMOR.

Lo más importante de todo cuanto he aprendido en la gran escuela de la vida, es el vivir para amar, combatiendo el egoísmo natural del ser humano. Recibir de todos cuanto me quieran brindar. Yo necesito de todos, del amor de todos para llenar mi vida: sonrisas, flores, bondad. Y debo aprender que yo recibo para también yo “dar” a los demás.

Es muy difícil vivir cuando se es egoísta. El egoísmo combate al amor en mí y dejo de florecer, dejo de dar donde Dios me ha colocado.

Cada día es una batalla en la cual nos exponemos a perder o a ganar; me expongo a que me hieran me expongo a herir al hermano; todos llevamos cicatrices, pero a pesar de todo, hay que aprender a amar.

Nací para amar; pero amar no es sólo en $$$, amar es una dimensión infinita. El amor transforma todas las vidas, el amor genera amor, amar es darse a todos, en pequeños detalles, siempre amable, cortés, dar lo mejor de uno mismo.

Amar es darse entero en cada persona que cruce; da sonrisas y bondad, y serás siempre feliz pues nacimos “para amar” y el dar es AMOR.

Anuncios

Orainean bizi

hartu arnasa, eta orainean bizi