Bonita carta dirigida a Suzanne Powell sobre parejas 5D

 Querida Suzanne
Cuando escuché el final del programa de radio sobre parejas 5D donde le enviaste a Víctor Brossa el siguiente texto:
ámame sin temor
confía en mí sin cuestionarme
cuenta conmigo sin preguntarme
quiéreme sin restricciones
deséame sin inhibiciones
acéptame sin cambiarme
porque un amor así de libre
nunca morirá
…sentí una gran emoción porque resonó fuertemente en mi interior, y a la vez me conectó con este otro texto del argentino Jorge Bucay, que también se acaba de cruzar en mi vida hace pocos días:
Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mí.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy, hoy podés contar conmigo.
Sin condiciones.
¿Será porque toda la vida llevo buscando ese tipo de amor y nunca lo he encontrado, aún después de varios intentos, tres de los cuales han durado muchos años cada uno y de los cuales han surgido cinco hijos?
¿Será que esa forma de amor tan desapegada, tan…acuariana, es aún difícil de que sea correspondida en los tiempos que corren?
En el fondo de mi corazón aún anhelo encontrar una mujer que tuviese tan claro el hombre que quiere como la Suzanne que describe a su pareja, al final de un programa de la radio Seres FM con Cecilia y Gustavo Cairo, ante la pregunta de Gustavo de si tenías pareja. Así. Clara y contundente. Íntegra, aún estando sola.
Gracias Suzanne por esa descripción de hombre. Toda mujer seguramente desea un hombre así. Aunque seguramente pocas dan la talla para merecerse semejante hombre, y también pocos candidatos de ese nivel se encuentran por ahí. Gracias por ponernos a los hombres el arquetipo delante de nuestras narices, en pocas palabras. Gracias porque es una guía para nosotros los hombres, del trabajo a realizar.
Gerardo Prieto
Anuncios