Desarrollar la escucha activa. Preparar un repertorio personal que podamos utilizar en nuestro ámbito laboral. Entrenarse en elocuencia y mejorar nuestra práctica comunicativa.